Escogiendo un cuento

Tengo que confesar que desde que me he convertido en madre tengo una adicción: Los cuentos infantiles. Sí, me encantan, (creo que los compro más para mí que para ellos) cuando llegan estoy deseando verlos, y ver como los enanos disfrutan y se emocionan con las historias. Eso de estar poniendo voces, haciendo ruiditos para amenizar cada escena les flipa jajaja. Guete comenzó…